Saltar al contenido

La Biología de las Abejas

La biología de las abejas

 

La biología de las abejas es diferente en todo el mundo pues existen aproximadamente 20,000 especies de abejas, lo que hace que los apicultores se interesen por el polinizado cruzado. Cuando las abejas cambian las flores que recolectan, no solo cambia la miel producida por ese polen, sino que crean nuevas especies de flores. También cambia la consistencia de la miel.

    La miel el producto

Los apicultores rastrean a las abejas cuando se cruzan con otras especies apícolas y así es como siguen sus hábitos desde el apareamiento hasta el origen de procedencia. Los apicultores también realizarán un seguimiento de su producción de miel ya que a diferentes especies de abejas también se producirán distintos aromas, sabores y consistencias de miel y dependerá en buena parte de la Biología de las Abejas.

 

     Origen

La mayoría de las abejas se originaron en lugares de Europa, África y algunas partes de Asia, pero a causa de los movimientos migratorios a lo largo de la historia, que se iniciaron los la colonización y la llegada de Órdenes religiosas como los Jesuitas, las abejas y la apicultura fueron trasladadas a los diferentes estados de América a lo largo de los siglos. Las abejas se encuentran en todos los continentes excepto la Antártida.

 

     Evolución

Las abejas evolucionaron de las avispas, de las cuales descienden, con la diferencia de que las avispas no son insectos polinizadores. La capacidad para organizarse de las abejas rivaliza con las avispas, los escarabajos, las moscas y las mariposas. Las abejas también se clasifican en dos clases sociales que son ideales para que los apicultores adapten su sistema de manejo de abejas y colmenas.    La mayoría de las abejas nacidas suelen ser hembras, nacen pocos machos, y las hembras lucharán entre sí por el control de la colmena y la colonia.

 

     Abeja Africana

Actualmente, la mayoría de las personas, cuando escuchan hablar sobre las abejas africanas, piensan que son abejas asesinas. En realidad, de hecho la abeja africana no es tan peligrosa como la gente cree que es. Es esta especie de abeja, sin duda, la más popular entre los apicultores y la industria de la miel.

Las abejas africanas son las más criadas pues producen miel de trébol, que es la miel más utilizada y producida. Una de las razones por la que la abeja africana es tan popular es porque no es una especie agresiva que ataca fácilmente a alguien. Otra cosa distinta es que atacarán cuando estén defendiendo la colmena y su Reina. Normalmente residirá permanentemente dentro de la colmena después de su vuelo nupcial, en que ella es inseminada por varios zánganos. No se la verá nunca más. Por lo general, la mayoría de los apicultores eliminan algunas alzas de la colmena, conservando únicamente la cámara que contiene a la reina.

 

    Vuelos Molestos

Las abejas son generalmente dóciles, pero se vuelven molestas cuando vuelan a nuestro alrededor durante las comidas campestres. Esto es debido al hecho de que su sentido del olfato las guiará hacia dónde estamos y no tienen una buena vista. Su sentido del olfato es lo que las ayuda a encontrar las flores que polinizan y, a veces, las confunden con el olor del alimento de las personas. El olor puede imitar a las flores, lo que puede hacer que se mezclen sus aromas. Esta es la razón por la cual es probable que encuentre abejas pululando alrededor de la basura porque los desechos de las envolturas de los alimentos las puede atraer, porque los aromas dulces se parecen a las flores y las plantas. Los apicultores deben tener cuidado al dispensar su basura porque las abejas pueden oler aromas dulces desde largas distancias y, algo que puede ser inofensivo como desechar la basura, puede convertirse en un gran problema de plagas cuando comienzan a reunirse en lugares que no son su hábitat normal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *